Ads 468x60px

jueves, 5 de mayo de 2011

La Maravillosa Maquinaria humana - El Aparato Respiratorio (parte I)



Estamos comenzando un nuevo período en este rinconcito de la web llamado "Reconquistando el Edén", y llegó el tiempo en que podamos comprender de forma sencilla como funciona nuestro organismo, para poder comprender porque y como cuidarlo (Génesis 2). Te invito a disfrutar periódicamente a descubrir por que hacemos lo que hacemos con la maravillosa maquinaria construida por nuestro Dios.
"El Creador del hombre ha preparado la maquinaria viviente de nuestros cuerpos. Cada función ha sido dispuesta admirable y sabiamente. Y Dios ha prometido mantener esta maquinaria humana trabajando saludablemente si el instrumento humano obedece sus leyes y colabora con Dios. . . . Podemos contemplar y admirar la obra de Dios en el mundo natural, pero el cuerpo humano es lo más maravilloso." (Conducción del niño página 96)

"El cuerpo mismo en el cual habita el alma, y por medio del cual obra, es del Señor. No tenemos derecho de descuidar parte alguna de la maquinaria viviente. Cada parte del organismo viviente es del Señor. El conocimiento de nuestro propio organismo físico debería enseñamos que todo miembro existe para servir a Dios, como un instrumento de justicia." (-Special Testimonies, serie "A", nº 9, págs. 60-62. Reflejemos a Jesús página 136)

¡¡Comencemos!!!

El cuerpo humano posee unos cincuenta billones de células. Éstas se agrupan en tejidos, los cuales se organizan en órganos, y éstos a su vez, en ocho aparatos o sistemas:

  • Locomotor (muscular y óseo),
  • Respiratorio,
  • Digestivo,
  • Excretor,
  • Circulatorio,
  • Endocrino,
  • Nervioso y
  • Reproductor.


Los elementos constitutivos de cada célula son fundamentalmente el Carbono (C), Hidrógeno (N) Oxígeno (O) y Nitrógeno (N), presentándose otros muchos elementos en proporciones más bajas. Estos átomos se unen entre sí para formar moléculas, ya sean inorgánicas como el agua (el constituyente más abundante de nuestro organismo, dibujo de la derecha) u orgánicas como los glúcidos, lípidos, proteínas. Estos últimos forman parte de cada célula de nuestro organismo y son necesarias para generar energía por lo que se necesita ingerir alimentos ricos en estos nutrientes. Cada uno de estos átomos y moléculas reunidos con un propósito concreto, convierten al ser humano y a cualquier ser vivo en una extraordinaria máquina compleja.
El contenido de agua del organismo humano adulto varía entre 50-60% del peso corporal total. En los recién nacidos es de 75-77%. Es importante que sepamos que toda esta agua se va a distribuir entre las células (un 30-40%), los vasos sanguíneos (5%) y un pequeño espacio que los separa (hay otros componentes que también poseen agua como los huesos pero utilizan un menor porcentaje de ella). Como vemos la gran mayoría de nuestro peso es AGUA, y esta a su vez se encuentra principalmente dentro de nuestras células, o sea, nuestros tejidos, órganos, etc. De la misma forma vemos que un bebé tiene un mayor riesgo de deshidratación si pierde agua y esta no se repone rápidamente, debido al mayor porcentaje de líquidos corporales que posee.

Ahora es lógico que nos preguntemos, ¿Qué es una célula?
La célula es la mínima unidad de la vida. Todos los seres vivos están formados por una o muchas células. Aquellos seres vivos más simples son las bacterias que están compuestos de una sola célula.
Todas las células comparten unos elementos esenciales, como son la membrana envolvente, el citoplasma, rico en orgánulos y un núcleo que contiene el material genético. El núcleo, es el "cerebro" organizador de la célula, y sigue un "programa" o plan general coordinado, escrito, en la especie humana, en 100.000 genes, ordenados en 23 pares de cromosomas.
Para que se comprenda en forma sencilla, cada célula de nuestro organismo cumple funciones básicas: Generar energía (indispensable para la vida), mientras se genera energía también se forman desechos (radicales libres) que son acumulados o eliminados según nuestro estilo de vida (la ayudamos dándole antioxidantes para evitar el daño de la célula a través de nuestra alimentación), fabricar moléculas para mandar señales a otras células como por ejemplo: proteínas, grasas (ácidos grasos), etc, y estas mismas moléculas se utilizarán a su vez para fabricar tejidos y para generar más energía.
Las células se van especializando cuando el ser humano se forma durante nueve meses dentro del vientre materno (gestación) y van a originar asi: células especializadas en formar orina y mantener el equilibrio de los líquidos en el cuerpo, que irán a formar parte del Sistema excretor (riñones y vías urinarias), células especializadas en transmitir impulsos eléctricos que irán a formar parte del Sistema Nervioso (Neuronas), o el sistema eléctrico del corazón (marcapaso cardíaco), etc.
De esta manera también surgen los tejidos que son acúmulos de células especializadas en alguna función y que dan origen a los diferentes órganos. Existen sólo unos pocos tejidos básicos, que son el epitelial, el conjuntivo, el muscular y el nervioso, con los que el organismo se relaciona, se protege, genera sustancias, mantiene su forma, se desplaza, coordina sus funciones y relaciones con el medio que lo rodea.


Anatomía y Fisiología
La Anatomía es la rama de las ciencias biológicas que estudia la forma y estructura de los organismos. Se halla íntimamente relacionada con la fisiología que es quien se encarga del estudio del funcionamiento normal del organismo.



A continuación comenzaremos por desarrollar el funcionamiento normal de cada uno de los aparatos o sistemas de nuestro cuerpo y a su vez cuales son las enfermedades más frecuentes que aquejan a cada uno de ellos y como de manera sencilla podemos realizar tratamientos con herramientas cotidianas.

Aparato Respiratorio

El aparato o sistema respiratorio tiene como función proporcionar el oxígeno que el cuerpo necesita y eliminar el dióxido de carbono o gas carbónico que se produce en todas las células como un producto de desecho propio de la generación de energía (para lo cual se necesita oxígeno).
El hombre utiliza respiración pulmonar, su aparato respiratorio consta de un:
* Sistema de conducción (del aire): fosas nasales, boca, faringe, epiglotis, laringe, tráquea, bronquios.
* Sistema de intercambio (oxígeno por dióxido de carbono): conductos y los sacos alveolares.


La respiración es un proceso involuntario y automático, en que se extrae el oxígeno del aire inspirado y se expulsan los gases de desecho con el aire espirado.
El aire se inhala por la nariz, donde se calienta y humedece. Las fosas nasales están conectadas con los senos paranasales o cavidades sinusales, unos espacios huecos del interior de algunos huesos de la cabeza que contribuyen a que el aire inspirado se caliente y humedezca. La inflamación de estos senos se conoce como sinusitis.
Después el aire pasa a la faringe, sigue por la laringe y penetra en la tráquea. A la mitad de la altura del pecho, la tráquea se divide en dos bronquios que se dividen de nuevo, una y otra vez , en bronquios secundarios, terciarios y, finalmente, en unos 250.000 bronquiolos.
Al final los bronquiolos se agrupan en racimos de alvéolos, pequeños sacos de aire, donde se realiza el intercambio de gases con la sangre. Los pulmones contienen aproximadamente 300 millones de alvéolos, que desplegados ocuparían una superficie de 70 metros cuadrados, unas 40 veces la extensión de la piel.
Como vimos anteriormente las Vías Respiratorias están formadas por la boca y las fosas nasales, la faringe, la laringe, la tráquea, los bronquios y los bronquiolos. Estos son tubos de mayor o menor tamaño que conducirán el aire desde el exterior al interior de los pulmones.
La laringe es el órgano donde se produce la voz, contiene las cuerdas vocales y una especie de tapón llamado epiglotis para que los alimentos no pasen por las vías respiratorias.
La tráquea es un tubo formado por unos veinte anillos cartilaginosos que la mantienen siempre abierta, se divide en dos ramas: el bronquio derecho y el bronquio izquierdo.


Los bronquios y los bronquiolos son las diversas ramificaciones del interior del pulmón, terminan en unos sacos llamadas alvéolos pulmonares que tienen a su vez unas bolsas más pequeñas o vesículas pulmonares, están rodeadas de una multitud de capilares (vasos sanguíneos de menor tamaño que poseemos) por donde pasa la sangre y al realizarse el intercambio gaseoso se carga de oxígeno y se libera de CO2.
Los pulmones son dos masas esponjosas de color rojizo, situadas en el tórax a ambos lados del corazón, el derecho tiene tres partes o lóbulos; el izquierdo tiene dos partes.
La pleura es una membrana de doble pared que rodea a los pulmones, es como una fina cubierta que genera presión negativa para poder expandir los pulmones, si se llenan de algo (agua, pus, etc) pierde su función, como sucede en las infecciones del pulmón.

La Respiración tiene tres fases :
1. Intercambio en los pulmones.
2. El transporte de gases.
3. La respiración en las células y tejidos.

El Intercambio en los pulmones
El aire entra en los pulmones y sale de ellos mediante los movimientos respiratorios que son dos:
En la Inspiración el aire penetra en los pulmones porque estos se hinchan al aumentar el volumen de la caja torácica. Esto se debe a que el diafragma (es un músculo plano que divide el tórax del abdomen, y cumple la función de un fuelle) desciende y las costillas se levantan. Todo esto ocurre en forma inconsciente comandado por nuestro sistema nervioso.
En la Espiración el aire es arrojado al exterior ya que los pulmones se comprimen al disminuir de tamaño la caja torácica, pues el diafragma y las costillas vuelven a su posición normal.
Aquí podemos comprender la importancia de una adecuada postura y la utilización de ropa cómoda, que facilitan este proceso de inspiración y espiración.
Respiramos unas 17 veces por minuto y cada vez introducimos en la respiración normal ½ litro de aire. El número de inspiraciones depende del ejercicio, de la edad etc. La capacidad pulmonar de una persona es de cinco litros.
Cuando el aire llega a los alvéolos, parte del oxígeno que llega atraviesa las finísimas paredes y pasa a los glóbulos rojos de la sangre. Y el dióxido de carbono que traía la sangre pasa al aire. Así la sangre se enriquece en oxígeno y se empobrece en dióxido de carbono. Esta operación se denomina hematosis.

Transporte de los gases
El oxígeno tomado en los alvéolos pulmonares es llevado por los glóbulos rojos de la sangre hasta el corazón y después distribuirlo por las arterias a todas las células del cuerpo.
El dióxido de carbono es recogido en la sangre y transportado por las venas hasta el corazón y de allí es llevado hacia los pulmones para ser arrojado al exterior donde se intercambia con el oxígeno.

La Respiración de las células

Las células toman el oxígeno que les lleva la sangre y lo utilizan para quemar los alimentos que han absorbido, allí producen la energía que el cuerpo necesita y en especial el calor que mantiene la temperatura del cuerpo humano a unos 37 grados.
Para comprender lo dicho hasta acá, hay que mencionar que en el cuerpo existe lo que se conoce como sistema circulatorio, que vendría a conformar las diferentes avenidas por donde circula la sangre y en ella, los nutrientes, y desechos del cuerpo. Este sistema a su vez se divide en dos: un circuito mayor que conecta el corazón con los diferentes tejidos del cuerpo, y un circuito menor que conecta el corazón con el pulmón.
¿Para que sirven estos dos circuitos? muy sencillo, en el pulmón como vimos se produce el intercambio de oxígeno por dióxido de carbono (los desechos del cuerpo), o sea, se purifica la sangre; esta sangre va directo al corazón formando estos dos el circuito menor, y luego la sangre limpia sale del corazón hacia los tejidos del cuerpo. En su funcionamiento las células que reciben el oxígeno lo usan en el proceso de respiración (donde se genera energía) y los desechos circularán hacia el corazón nuevamente (cerrando el circuito mayor) y de allí a los pulmones nuevamente para ser purificada. Vea el siguiente gráfico que lo ayudará a comprenderlo mejor:
Además, el aparato circulatorio tiene otras destacadas funciones: interviene en las defensas del organismo, regula la temperatura corporal, transporta hormonas, etc.
Hasta aquí pudimos ver como como funciona nuestro Sistema de Respiración, y la importancia en cuanto a comprender que este tiene una función importantísima en cuanto a obtener oxígeno, eliminar desechos que se producen mientras las células trabajan, que tiene una caja de músculos y huesos que lo ayudan a funcionar y que está en relación estrecha con el Sistema Circulatorio, uno sin el otro no pueden funcionar.

Ejercicios respiratorios:

Recuerde:
Debemos hacer todo lo posible para que el aire puro durante la noche entre en nuestras habitaciones.
¡El aire de la mañana es muy bueno!
Y sino estamos respirando correctamente, debemos intentar hacerlo, haciendo ejercicios respiratorios tres veces podía, respirando adecuadamente mientras caminamos, hasta que la respiración correcta se convierta en nuestra
manera de respirar.
Usted puede comenzar así:
En la mañana inhale el aire con fuerza, con la ayuda del diafragma, para elevar la parte baja de los pulmones, trate luego de elevar el aire hacia la parte media y alta. Hay que exhalar el aire lentamente, con el pecho firme,
encogiendo algo el abdomen, y levantándose despacio a medida que el aire sale de los pulmones.

La respiración purificadora
Inhale el aire de manera que la respiración sea completa.
Retenga el aire por unos cuantos segundos.
Ponga los labios como si fuera a silbar.
Exhale solo un poco de aire, más o menos la mitad de lo que inhalo. 
Hágalo a través de los labios en esa posición, sin que las mejillas se inflen.
Espere unos segundos y exhale el resto del aire.
Descanse unos segundos y vuelva a comenzar.
Respirar mientras se camina
Camine normalmente con la cabeza erguida, el abdomen ligeramente recogido, los hombros sueltos.
Haga una inhalación completa mientras cuenta mentalmente de 1 a 8. 
Cada paso debe corresponder a un número. La inhalación debe durar 8 pasos.
Exhalar contando de igual forma los pasos. Cada cual deberá adoptar la cantidad de pasos a su propia capacidad.
Repita el ejercicio.
Otro ejercicio:
Acostarse cómodamente.
Inhalar contando 12 respiraciones
Retener el aire mientras se cuentan 6 respiraciones.
Soltar el aire mientras se cuentan 12 respiraciones.
Contar 6 respiraciones antes de volver a comenzar. 
Siempre use ropa cómoda de algodón y haga estos ejercicios, si es posible, al aire libre. Permitirá
respirar mejor también a su piel.

“Indúzcase a la gente a que estudie la manifestación del amor de Dios y de su sabiduría en las obras de la naturaleza. Indúzcasela a que estudie el maravilloso organismo del cuerpo humano y las leyes que lo rigen. Los que disciernen las pruebas del amor de Dios, que entienden algo de la sabiduría y el buen propósito de sus leyes, así como de los resultados de la obediencia, llegarán a considerar sus deberes y obligaciones desde un punto de vista muy diferente. En vez de ver en la observancia de las leyes de la salud un sacrificio y un renunciamiento, la tendrán por lo que es en realidad: un inapreciable beneficio."
(Consejos sobre la salud Página 67)

“Somos hechura de Dios y su Palabra declara que somos "asombrosa y maravillosamente" formados. Ha preparado esta habitación viviente para la mente; la ha "entretejido maestramente" como un templo que el Señor mismo ha preparado para la morada de su Espíritu Santo. La mente rige a todo el hombre. Todos nuestros hechos, buenos o malos, tienen su origen en la mente. Es ella la que adora a Dios y nos une con los seres celestiales. Sin embargo, muchos pasan toda su vida sin adquirir inteligencia en cuanto al estuche [el cuerpo humano] que contiene este tesoro.
Hágase comprender a los alumnos, que Dios nos ha dado a cada uno un mecanismo maravilloso: el cuerpo humano, y que debemos emplearlo para glorificarle. Las facultades del cuerpo obran constantemente en nuestro favor, y si queremos, podemos mantenerlas bajo nuestro dominio.” 
(Consejos sobre el Régimen alimenticio página 37)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Normas de publicación:
- El comentario debe de tener relación con la entrada
- Los comentarios anónimos están permitidos, pero serán moderados
- Argumenta tus comentarios de forma clara. Aporta información Relevante.
- No utilices unicamente Mayúsculas ni ortografías abreviadas del tipo texto SMS. Escribe correctamente.
- El Spam será borrado automaticamente.
- No hagas comentarios irrelevantes; serán considerados Spam.
- Evita las ideas generales y el lenguaje vulgar.
- Para dejar tu URL comenta con OpenID o cuenta Google (recomendado).
- Los comentarios pueden tardar un tiempo en ser publicados, tenga paciencia.

NOTA: Los comentarios de los usuarios no reflejan las opiniones del editor. No se aceptarán bajo ningún concepto comentarios difamatorios, o faltas de respeto hacia los usuarios de este blog. Libertad de expresión Si, pero con educación.

Recomendación: (LEER)
El sistema de comentarios usualmente suele fallar por razones ajenas a quienes administran el blog. Por lo tanto, les dejamos algunas recomendaciones:
- Primero, verifique que su comentario no supere los 4000 caracteres.
- Antes de postear, copie y pegue lo que ha escrito en un Bloc de Notas (o en un documento Word) para no perder lo que ha escrito y haga click en VISTA PREVIA, luego publique.