Ads 468x60px

martes, 15 de febrero de 2011

La Cultura "Kleenex"

El Vestido, las Modas y su Influencia en nuestra Salud

Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.” 
1Pedro 3:3,4


En el vestido, al igual que en todas las demás cosas, tenemos el privilegio de honrar a nuestro 



Creador. El no sólo 



desea que nuestro vestido sea limpio y saludable, sino apropiado y sentador.”



(La Educación, pág. 342).



POR todas partes prevalece una extravagancia corruptora, y las almas se dirigen a la ruina a causa de su amor al vestido y la ostentación. La vida de las nueve décimas partes de los que son devotos de la moda, es una mentira viviente. Diariamente practican el engaño, el fraude, pues quieren aparentar lo que no son.
Venden la nobleza del alma, la suavidad, la generosidad, para satisfacer la concupiscencia de cosas malas. Miles venden su virtud para tener medios con que seguir las modas del mundo. Esta locura por seguir las modas variables del mundo debería hacer surgir un ejército de reformadores que se pongan de parte dé un atavío sencillo. Satanás está siempre inventando modas que sólo pueden ser seguidas a costa del sacrificio del dinero, el tiempo y la salud.
  • Nuestro modo de vestir debe ser de poco costo.
  • Pero nuestra indumentaria, si bien modesta y sencilla debe ser de buena calidad, de colores apropiados y adecuados para el servicio. Deberíamos escogerla por su durabilidad más bien que para la ostentación. Debe proporcionarnos abrigo y protección adecuada.
  • La obsesión en obtener ropa costosa, o estar siempre a las moda, es causa y efecto de enfermedades de la mente, generadas por el estímulo constante de los medios de comunicación y el vivir alejados de la naturaleza.
  • Endurecemos nuestro corazón sobre las necesidades ajenas cuando centramos nuestro tiempo en presentarnos siempre a la moda.
  • Y el preparar nuestra indumentaria, no debiera consumir tiempo valioso.
  • Debe ser saludable y limpia:
Nuestra ropa debe ser limpia. El desaseo en el vestir es contrario a la salud, y por lo tanto contamina el cuerpo y el alma. "¿No sabéis que sois templo de Dios?... Sí alguno destruyera el templo de Dios, Dios le destruirá a él". (1 Corintios 3:17)
En todo sentido debemos vestir conforme a la higiene. "Más que todas las cosas", Dios quiere que tengamos salud, salud del cuerpo y del alma. Debemos colaborar con Dios para asegurar la salud, del alma y del cuerpo. Ambas son promovidas por la indumentaria saludable.
Sigan las costumbres en el vestido mientras estén de acuerdo con los principios de salud. Vístanse nuestras hermanas sencillamente, como muchas lo hacen, que el vestido sea de material bueno y durable, apropiado para esta edad y que la cuestión del vestido no llene la mente. (Manuscrito 167, 1897).
El vestido debiera ser holgado, sin que obstruya la circulación de la sangre ni la respiración libre, plena y natural. Los pies debieran estar protegidos adecuadamente del frío y la humedad. Con esta vestimenta, podemos hacer ejercicio al aire libre, aun con el rocío de la mañana o de la noche, o después de una lluvia o nevada, sin temor de resfriarnos (Christian Temperance and Bible Hygiene, págs. 89, 90).

LA IDOLATRÍA DEL VESTIDO
LA IDOLATRÍA del vestido es una enfermedad moral. No debe ser introducida en la nueva vida. En la mayoría de los casos, la sumisión a los requerimientos del Evangelio exigirá un cambio decidido en la manera de vestir.
Muchos adoptan las modas del mundo, pero es porque no se ha formado en ellos Cristo, la esperanza de gloria. Se practica la vida lujosa, el vestir extravagante, hasta el punto de constituir una de las señales de los últimos días.

El vestido y su arreglo en la persona son generalmente, indicadores de lo que es el hombre o la mujer “ (Review and Herald, 30-1-1900)

Muchos quieren aparentar lo que no son”
“La moda es una ama que gobierna con mano de hierro. En muchísimos hogares sus exigencias absorben la fuerza, el tiempo y la atención de padres e hijos. Los ricos tienen la ambición de superarse unos a otros al seguir sus estilos siempre cambiantes; la clase media y los pobres se esfuerzan por aproximarse a la norma establecida por los que suponen superiores. Donde los medios o la fuerza son limitados, y es grande la ambición de pertenecer a la clase social superior, la carga resulta casi insoportable.
A muchas personas no les importa que un vestido sea sentador o hermoso; si la moda cambia, lo reforman o lo desechan”
Hágase ver a los niños que en la indumentaria, lo mismo que en el régimen alimentarlo, la vida sencilla es Indispensable para el pensamiento elevado.
Diríjanse sus mentes a los dolientes que podrían aliviar.
Enséñese a las niñas que el arte de vestir incluye la habilidad de confeccionar sus propios vestidos. Toda joven debería albergar esta ambición. Es un medio para lograr utilidad e independencia que no puede permitirse desperdiciar.”
(La Educación pág.247)
Higiene del vestido infantil 
(Dr. ERNESTO FIGUEROA R. Jefe de consultorio externo, Chile, Hospital Luis Calvo Mackenna)

La vestimenta es un agente físico que utilizada científicamente produce comodidad y salud, pero mal empleada, es una causa de molestias y enfermedades.


¿Que significa “científicamente”? Es comprender el rol que desempeña el vestido en la regulación del calor corporal, entre otras cosas. Tanto en la elección de las telas, como en su distribución no se utiliza criterio alguno. Por ejemplo, en el caso de los niños, existe una tendencia a abrigar exageradamente al recién nacido y al lactante. En esta edad la regulación del agua corporal es más inestable, y el abrigo excesivo puede agravar o contribuir a la aparición de deshidratación aguda. En otras edades, el "arropamiento" exagerado o uso de telas inadecuadas, producen sudoraciones abundantes que humedecen los vestidos y provocan al niño bruscos enfriamientos. Es esta la causa de numerosísimas bronquitis a repetición.

Hay casos en que el uso de ropa interior, confeccionadas con ciertas fibras textiles, producen afecciones cutáneas (dermatitis, etc.). Entre ellas citaremos al nylon.

Otras prendas de vestir, hechas con determinados materiales (cuero, goma, etc.), si bien es cierto que protegen la ropa de ser humedecida, obstaculizan, en cambio, las funciones fisiológicas de la piel.

La finalidad de los vestidos es defender al cuerpo humano de los ataques exteriores y colaborar a la regulación térmica, es decir, a que exista equilibrio entre la termogénesis (generación de calor) y las pérdidas calóricas.

Veamos cuales son los diferentes tipos de telas y sus funciones.

Lino: Son resistentes y durables, son poco aislantes y sirven como ropa adecuada en época de verano.

Algodón: Son higroscópicas, es decir, absorben agua.

Lana: Pueden absorber agua hasta el 40% de su peso.

Seda: delgadas, resistentes, aisladoras.

Nylon: sus fibras son resistentes, fácilmente lavables y se secan con rapidez. Pero no absorben la transpiración ni permiten su evaporación.

Para que sigamos comprendiendo las funciones de la ropa, debemos comprender como es el proceso de producción y eliminación del calor corporal. En numerosas funciones de nuestro cuerpo producimos calor, y la eliminación del mismo através de la piel depende de la superficie corporal descubierta, la diferencia de temperatura con el ambiente y de cuanto calor permite atravesar la tela.

Por ejemplo en invierno se deben usar telas gruesas, que retengan mayor volumen de aire, siendo así más aisladoras (lana).

En el verano a fin de aumentar la eliminación de calor se debe disminuir la superficie cubierta por ropa, y se eligen telas delgadas y que conduzcan más el calor como algodón, lino y seda. Esto es porque no generan una capa de aire entre el cuerpo y la ropa entre otras cosas.

Otro término muy utilizado es el de “enfriamiento por la transpiración”, esto se produce porque el aire que se acumula entre la ropa y la piel, se pierde al transpirar, o mojarse y no permitir la evaporación de este líquido. Esto puede evitarse si se tiene precaución de quitar la ropa mojada y luego abrigar a todo individuo que termina de ejecutar un ejercicio, un trabajo muscular violento o abandona un lugar muy calefaccionado o pasa de un lugar muy caluroso a un lugar fresco, a fin de contrarrestar la buena conductibilidad de la ropa mojada.

Además se debe tener en cuenta que las fibras que absorben poco la humedad retienen mejor el calor del cuerpo, por ejemplo la lana, el algodón, o la seda. El naylon por el contrario, no tiene esta propiedad, y por ejemplo no es ideal en el caso de ropa interior.

Por último, el color de las prendas también es fundamental, ya que los géneros blancos y de tonos claros son los que reflejan en mayor proporción las radiaciones solares. Los colores negros y oscuros, los absorben en su totalidad o en gran proporción. Por esto durante el verano se prefieren colores claros, y al revés en el invierno.


¿Que enfermedades pueden ser producidas por la ropa?

  •     Dermatitis (eccema atópico o por contacto)
  •     Micosis (afecciones producidas por hongos)
  •     Celulitis (debido a mala circulación sanguínea)
  •     Enfriamientos que generan cuadros virales, bronquitis, neumonías, etc.
  •     Afecciones de la columna (calzados: tacos altos o sin taco)





SÍNDROME DE LOS PANTALONES CAÍDOS




¿PUEDE LA MODA CAUSAR MERALGIA 




PARESTÉSICA?



FCO JAVIER DE MIGUEL RAMÍREZ


SANTOS CAUDEVILLA POLO


CÉSAR HIDALGO GARCÍA


ELENA BUENO GRACIA


SILVIA PÉREZ GUILLÉN


Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud


Universidad de Zaragoza


Anales de Ciencias de la Salud 2007; 10, Página 203-109



RESUMEN


En este artículo exponemos dos casos clínicos de meralgia parestésica que puede estar causada por la utilización de un estilo de indumentaria característico de jóvenes urbanos. Se presupone que el uso de pantalones con cinturón bajo generaba una compresión crónica en la cresta ilíaca, justo por debajo de la espina ilíaca anterosuperior (en el área del nervio femorocutáneo externo). El diagnóstico de MP fue difícil de realizar ya que no se utilizaron pruebas de electrodiagnóstico. También porque el paciente cambiaba su indumentaria en las sesiones de fisioterapia (la causa permanecía oculta). Pero no fue difícil su resolución mediante la corrección del uso de la vestimenta y la realización de ejercicios de movilización del sistema nervioso. Ha sido de especial importancia la adecuada realización de la anamnesis para la resolución de los casos.

Este cuadro clínico es un claro ejemplo de una afección producida por el uso de vestimenta inadecuada solo por seguir las modas. Se debe a la compresión de un nervio que se encuentra a nivel del muslo generando un cuadro típico de dolor y disconfort con alteraciones de la sensibilidad, también sensación de quemazón o ardor muy intenso. En ocasiones es necesaria la intervención quirúrgica para liberar el nervio. Es frecuente a partir de los 30 años, indistintamente del sexo, aunque es importante el estilo de vida del paciente.

El tratamiento de la MP (1) es bastante variado y poco específico, peronormalmente se opta por uno de estilo conservador y una educación sanitaria para conseguir, gradualmente, una curación espontánea.

Está indicado la pérdida de peso, termoterapia local, AINES, analgésicos, infiltraciones, ropa holgada, cirugía, movilizaciones del sistema nervioso, y diversas técnicas de fisioterapia.

El objetivo de este estudio es mostrar evidencia clínica sobre la relación que puede existir entre la aparición de los síntomas relacionados con el diagnóstico de meralgia parestésica y el uso de pantalones bajos. Así, el uso continuado de éstos podría comprimir el nervio nervio femorocutáneo externo.

Se evaluó el caso de dos personas, una mujer y un varón que presentaron síntomas como los referidos anteriormente. En el caso de la mujer usaba jeans ajustados, de tiro muy bajo y en el del joven, los síntomas se debían al uso de cinturones bajos y ajustados.

En ambos casos se indico el uso de ropa más holgada y sesiones con un kinesiólogo. El joven mejoró en 3 días, la mujer no quiso abandonar sus preferencias en cuanto al uso de ropa ajustada, y su mejoría fue muy lenta una vez que adhirió a las indicaciones.

Ahora sigamos viendo un poco como muchas revistas científicas advierten en la actualidad la influencia de las modas en los individuos.

MODA Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN LA EDUCACIÓN CIUDADANA

José Ma. de Andrés Garrido, Comunicar, número 027, Grupo Comunicar Huelva, España pp. 13-18; 2006. (Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal, Universidad Autónoma del Estado de México (http://redalyc.uaemex.mx)


1. La situación actual



 Uno de los aspectos que más interesa a nuestra sociedad es la posibilidad de que una moda pueda llegar en muy poco tiempo a cualquier parte del mundo. Esto históricamente era muy complicado hace no más de 100 años. Si estudiáramos los movimientos artísticos de toda la historia, que era una parte de lo que podemos llamar moda, podían tardar algunas veces entre 30 y 40 años para llegar a los países que estaban alrededor. Todo el mundo habla de aldea global, globalización, de esa posibilidad que tenemos actualmente de poder comunicarnos con otra parte del Planeta en un instante. Es en este contexto que grandes empresas de ropa establecen el siguiente concepto: el de usar y tirar.

Lo llaman cultura «kleenex», las tendencias no superan el año. Dentro de un mismo año puede nacer, morir y ser sustituida por otro elemento más «cool».






2. Autenticidad


Pero creo que si hay algo que intenta vendernos la moda continuamente es la posibilidad de hacernos auténticos, ser nosotros mismos, de ser libres. Podría poner muchos ejemplos de anuncios donde lo que se te invita es a ser tú mismo, creando tu propia imagen.

Pero surge una paradoja inherente a todo proceso de este tipo. Al final la moda no deja de ser algo gregario, no eres la única persona que serás así, hay muchas más a tu alrededor, eres uno más del rebaño, apenas hay diferencia entre el atuendo de la China de Mao a la salida del metro de Moncloa en Madrid, todas y todos por igual. La moda que tenemos es una moda pensada para el yo, para el individualismo. Lo que ansía la persona que vive en esta postmodernidad es ser ella misma, el poder elegir como ser.

Pero esto, sin dejar de ser algo maravilloso, tiene un problema, el hombre se concentra en sí mismo, no ve más allá de su persona, pierde cualquier sentido de trascender su propio yo. Así es como terminamos siendo más exclavos de lo que pensamos.



3. Problemas de nuestro tiempo


Esta cultura del usar y tirar, de la moda consumista, en vez de hacernos más felices, nos produce mayor infelicidad. Cuando las personas solamente buscamos lo superficial, necesitamos dosis más fuertes de consumo para satisfacernos y aún así deja un poso de insatisfacción enorme.

El consumista es una persona que se ve sometida a un continuo martilleo desde los medios para consumir más. Pero a la vez las autoridades nos exigen comportamientos responsables continuamente, nos dicen que «si bebes, no conduzcas», los peligros de fumar, el comer bien y una larga lista de cosas que llegan a aburrir. Es una terrible paradoja semana, mientras nuestras autoridades cobran el impuesto del alcohol, les preocupan los accidentes de circulación entre la gente joven debidos al alcohol, pero también están interesados en cobrar impuestos por la motorización de los vehículos que con mucha potencia se estrellan también y la Guardia Civil te puede poner unamulta, evidentemente. Con todo este cúmulo de incoherencias intentamos reducir los accidentes, pero las estadísticas no mejoran. Dicen que es porque no somos lo suficientemente represivos, pero una sociedad consumista no puede ser represiva, son antagónicos.

Este, por decirlo de alguna manera, amor al beneficio nos trae otro aspecto muy significativo como es el culto a la tecnología. No somos nadie sin móvil, sin videoconsola no se pueden entretener los chicos de ahora, qué menos que tener 50 canales de televisión que no solemos ver, etc. Pero el culmen está en la medicina, donde los pacientes ya no son personas, son números que son tratados como conejillos de indias para el progreso de la humanidad.

De la misma forma las empresas que dicen qu su misión son solo sus clientes, también deben de estar bajo sospecha.

El último problema del hombre consumista es que se pasa el día pensando como satisfacer sus necesidades. Es un trabajo muy fatigoso vivir con este culto al hedonismo.

Finalmente esto ha trascendido al ámbito familiar donde se ha perdido el sentido último de ser familia ya que este es un lugar donde a las personas se las debería querer por lo que son, pero esto ya no es posible.

Porque gracias a las modas incluso en las familias hay otras prioridades en forma de coche, vacaciones, pisos en departamentos lujosos, viajes, haciendo que las personas pasen a un segundo plano.

Y como uno de los más temidos y conocidos padecimientos secundarios al culto al vestido y las modas no se puede dejar de mencionar: La Anorexia y la Bulimia, dos trastornos alimentarios que tienen una estrecha relación con la influencia marcada por los medios de comunicación.

El cuerpo como delito: anorexia, bulimia, cultura y sociedad
Josep Toro, Barcelona, Ariel, 1996, 347 pp.

En la actualidad uno de los trastornos que más se están incrementando en los paises occidentales, tanto en el número de casos como en el inicio cada vez más temprano en el que surgen, son los trastornos alimentarios; en particular, la anorexia y la bulimia.
Desde el Renacimiento, el cuerpo sirve como medio de presentación cotidiana a los demás. Es decir, el éxito social, sobre todo de la incipiente burguesía, requería -igual que actualmente- el manejo de las impresiones. El cuerpo y su vestimenta serán aquí un elemento cardinal. A través de él se reflejaría el estatus del individuo, sus intereses, sus logros y, por tanto, se le debe prestar atención y “manejar”. Desde entonces hasta ahora lo único que ha habido es un cambio en la moda y costumbres que se considerarán adecuadas, pero no así en la función que el cuerpo debe desempeñar. Así el papel y la imagen del cuerpo es determinante a la hora de valorar el “éxito” en la vida. En nuestra época, donde además uno parece que puede aspirar a cualquier cosa o las posibilidades de acción son múltiples, esto se convierte en algo primordial. El ascetismos alimentario sería en este sentido un requisito más. Se necesitaría ir a un gimnasio, comer productos ‘light’, ponerse a dieta, hacerse cirugía estética, etc; todo ello para intentar lucir un cuerpo imposible.
Un “aliado” evidentemente de esta condición son los medios de comunicación. Los intereses en la moda del vestir, los modelos que se toman como referencia, las actividades que uno debe realizar (sobre todo en época de verano) son reflejo de esta situación social. Por lo que se refiere a la ‘estética’ del cuerpo, la delgadez, la piel morena, lo andrógino es lo que en estos momentos prima socialmente. En particular esta situación ha incidido hasta hace bien poco con más fuerza en la condición social de la mujer. Sin embargo, esto está cambiando o los hombres también se están introduciendo de lleno en la misma dinámica. Se termina realizando así un control rígido sobre el propio cuerpo, dándole seguridad y sensación de logro.
Tanto la bulimia como la anorexia son enfermedades (físicas y mentales) que se han ido “popularizando”, comenzando ya desde la Edad Media hasta nuestros días y que cada vez van adquiriendo más intensidad. Introduciéndonos aún más lo que sí podemos asegurar es que hoy por hoy se plantea un ideal, más bien una confusión que tiene que ver con que a nivel social creemos que un cuerpo delgado es sinónimo de belleza y salud, por tanto, éxito social, y consideramos que probablemente sea ésta la principal causa de bulimia y anorexia y otros trastornos alimenticios, junto con la promoción de los medios de comunicación, sobretodo de la TV, los estereotipos sociales, y la presión del día a día para ser “mejores”.


BULIMIA:


“La bulimia o bulimia nerviosa (hambre en exceso) es un trastorno mental relacionado con la comida. La palabra bulimia proviene del griego y se compone de “buey” + “hambre”. Su característica esencial consiste en que la persona sufre episodios de atracones compulsivos, seguidos de un gran sentimiento de culpa y sensación de pérdida de control. Suele alternarse con episodios de ayuno o de muy poca ingesta de alimentos, pero al poco tiempo vuelven a sufrir episodios de ingesta compulsivas.”
Los atracones se realizan sobretodo con alimentos ricos en calorías y a escondidas evitando el juicio de la sociedad. En la mayoría de los casos se utilizan diferentes medios para compensar estos atracones: el más común es la provocación del vómito, otros también son el uso excesivo de laxantes y diuréticos, enemas, ejercicio físico muy intenso y ayuno, todos estos son conocidos como conductas de purga.

Principales características psicológicas de la Bulimia

Debemos centrarnos principalmente en el entorno social de la persona para su análisis, más precisamente en su ámbito familiar. En la mayoría de los casos las personas con bulimia provienen de familias disfuncionales, que presentan una grave falta de comunicación, a consecuencia de esto la persona hace lo imposible para llamar siempre la atención de la sociedad. ¿Por qué las personas ejercen este tipo de conductas?, el motivo es que se sienten rechazados por lo demás, creen que a su alrededor tienen un concepto negativo de su cuerpo e imagen. La ideología que les transmite la sociedad les hace pensar que solamente la delgadez y el atractivo físico son sus medios para triunfar dentro de la misma y que de esa forma ya no se sentirán más excluidos. La bulimia está acompañada por un fuerte sentimiento de inseguridad, graves problemas de autoestima con respecto a la auto imagen, y muchas veces también estas personas presentan alexitimia (capacidad de experimentar y expresar emociones concientemente).

Principales síntomas:

• Atracones de comida (Mínimo 2 episodios a la semana durante al menos 3 meses)
• Pérdida de autocontrol
• Vómito autoinducido, laxantes, diuréticos, dieta o ayuno, ejercicio intenso.
• Preocupación extrema por el peso corporal y la figura
• Depresión (melancolía, pesimismo, ideas de suicidio, desconcentración, irritabilidad en aumento)
• Ocultarse al comer

ANOREXIA:

El término anorexia o anorexia nerviosa, proviene del griego que significa “negación + “tender, apetecer”. Consiste en la disminución del apetito, que puede conducir a una reducción de la ingesta de alimentos. Esto conlleva a una notoria pérdida de peso corporal, que se mantiene además por vómitos autoinducidos, uso de laxantes, ejercicio físico exagerado
Principales características psicológicas de la anorexia:

Las personas que padecen esta enfermedad por lo general perciben una imagen corporal distorsionada ya que se ven demasiado gordas siendo que su aspecto es todo lo opuesto.
Esta enfermedad tiene su etapa de auge entre los 14 y los 18 años, aquí nos encontramos con los cambios lógicos que refieren a la adolescencia y se relacionan por supuesto con la inmediata adultez de el/la joven y con la independencia que la sociedad espera que él / ella logre. Lo cierto es que a medida que la persona se va haciendo más delgada y débil requiere más atención de quienes la rodean, lo cual requiere un mayor control de su propia vida por parte de los demás, de esta manera estaría evitando asumir la responsabilidad de la independencia, liberando parte del estrés de entrar en la adultez y asumir los compromisos que ésta exige.

En base a estas características se observan dos tipos de anorexia:

1. La anorexia austera: pérdida de peso mediante dietas y ejercicio, complementados con el uso de laxantes, diuréticos y píldoras dietéticas.
2. La anorexia voraz: atraviesan las características de la bulimia nerviosa, es decir atracones y vómitos.

Principales síntomas:

• Querer mantener el peso corporal por debajo de lo normal respecto a la talla y estatura.
• Usar ropas sueltas o demasiado grandes
• Interés por conseguir dietas
• Trastornos de personalidad
• Sufrir de vértigo, desmayos, pérdida de conocimiento, desconcentración
• Percepción distorsionada de su cuerpo
• Amenorrea (ausencia al menos de tres ciclos menstruales consecutivos)

¿POR QUÉ ES DIFICIL DECIR BASTA?

En la Bulimia...
Algunos expertos creen que el metabolismo se adapta al ciclo bulímico de comer excesivo y purgación, disminuyendo su ritmo y así crece el riesgo de subir de peso inclusive, solo a través de la ingestión normal de calorías; vomitar y el uso de laxantes puede causar adicción al ciclo bulímico. Durante la dieta se tornan irritables, deprimidos y pueden tener una tendencia mayor a expresar trastornos de la personalidad: Los sentimientos positivos pueden ser restaurados con el período de comer excesivo. El comer dulces también aumenta la serotonina, producto químico en el cerebro que reduce la depresión y el estrés.

En la Anorexia...
La pérdida de peso trae un sentimiento de triunfo. Esta sensación de logro, falsa, a menudo es reforzada por la envidia de sus amigos más gordos, quiénes pueden percibir a los pacientes anoréxicos como emocionalmente más fuertes y más atractivos sexualmente que ellos.
El hambre a menudo aumenta la depresión, entonces puede bajar la autoestima y la confianza por lo tanto aumentando la necesidad de vigilancia sobre el control del peso, perpetuando así el ciclo.
Pueden promover una adicción al estado de hambre. El no comer puede crear una sensación de llenura por la actividad reducida del estómago, haciendo cada vez más fácil el no comer.

FACTORES QUE PROMUEVEN LA BULIMIA Y LA ANOREXIA:

• Factores familiares: Puede ser por un lado falta de comunicación y descuido o de lo contrario también puede haber un cuidado excesivo por parte de los padres.
• Gran importancia emocional a la comida: que se le de demasiada importancia a nivel familiar al comer, al peso, al aspecto.
• Casos de bulimia y anorexia como antecedentes en la familia o amigos.

Hasta aquí destacamos el papel de la familia, su influencia en el individuo y qué factores pueden originar estas enfermedades.

A continuación expondremos los factores a nivel social que también influyen:

La presión social y los estereotipos sociales: nos referimos a cómo se establecen a nivel social un modelo estético (dependiendo de la cultura), en nuestro caso de cuerpo ideal como sinónimo de belleza.
El rechazo social: la discriminación y el rechazo hacia el obeso por parte de todos nosotros ya sea directa o indirectamente.
La divulgación y promoción de método para adelgazar
El mercado del adelgazamiento: que promueven los medios, las marcas de ropa, la moda, los talles pequeños, entre otros.
Los medios de masivos de comunicación: a los cuales hacíamos referencia anteriormente que promueven mediante un continuo bombardeo de mensajes publicitarios y también más implícitos el modelo de personas delgadas y jóvenes.

BULIMIA Y ANOREXIA:
¿UNA ADICCIÓN?

Se plantean estas dos enfermedades como una adicción, la cual implica el relacionamiento del individuo, en este caso, con la comida, y todo lo que tenga que ver con los hábitos alimenticios: dietas, preocupación por la imagen, miedo a engordar, etc., que implican una obsesión. A continuación exponemos el siguiente testimonio:
Yo tenía anorexia y creo que después bulimia, quería a fuerza un cuerpo como el de las modelos que pintan a la gente muy guapa. Pero creo que me obsesioné. Primero hice dietas y después me negaba a hacerlas, entonces empecé a comer muchísimo y a vomitar. Tenía pavor a engordar. Cuando me sentí muy mal fui a ver a un psicólogo para que me quitara esa obsesión. No fue fácil".
La bulimia y la anorexia, enfermedades que muchas veces tendemos a separar o por el contrario nos cuesta diferenciar entre si, hoy vemos que son “dos caras de una misma moneda”, dos consecuencias, entre tantas, de las mismas causas: los prejuicios, estereotipos sociales, el ideal de cuerpo perfecto, la cultura, la falsa sensación de logro y todo esto difundido por los MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACIÓN. Estos medios, de los cuales se destaca la TV, se valen de la imagen, la publicidad, los mensajes implícitos y toda una serie de elementos que nos llegan de la forma más sutil. En respuesta como sociedad absorbemos esos mensajes y si bien respondemos individualmente de diferentes formas, lo cierto es que en la totalidad se va consolidando cada vez más el ideal de la perfección, la utilización de belleza y delgadez como sinónimos. No nos damos cuenta, pero reproducimos ese ideal, en lo cotidiano, estereotipamos, encasillamos a los demás, y de lo que no nos damos cuenta es que somos muy crueles hasta con nosotros mismos, todo consiste en aceptar y ser aceptado por los demás, en juzgar y ser juzgados. Si bien esto nos afecta a nivel social, tiene más auge en los adolescentes ya que son la franja más vulnerable y la vía de acceso más directa para el ingreso de los mensajes al resto de la población: marcas, última moda, cosméticos, modelos a seguir, etc.
El cuerpo y la imagen están presentes en todo momento, mediante la ropa, la difusión de clínicas estéticas, el consumismo en general. Nos hacen creer que todo está a nuestro alcance y que al obtenerlo estamos alcanzando la felicidad, la sensación de bienestar. Pero no es real, nos venden una fantasía, y no solo ofreciéndonos cosas, objetos, si no que como si fuera poco nos venden lo que sería para la mayoría, la imagen “ideal” de nosotros mismos. Lo que todo quisieran que fuéramos... pero ¿qué es lo que realmente nosotros mismos queremos ser? Esa es una pregunta que solo cada uno de nosotros puede contestar pero vale la pena reflexionar y aportar nuestro granito de arena para que esta concepción tan difundida y estas enfermedades no sigan avanzando.

El único vestido que se admite en el cielo.


Hay un vestido que cada niño y cada joven puede buscar inocentemente. Es la justicia de los santos. Si tan sólo fueran tan dispuestos y perseverantes en obtener esto, como son en arreglar sus vestidos de acuerdo con las modas de sociedad mundana, pronto estarían revestidos con la justicia de Cristo y sus nombres no serían borrados del libro de la vida. Las madres, tanto como las jóvenes y niñas, necesitan orar: "Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mi" (Salmo 51: 10). Esta pureza de corazón y gracia del espíritu son más preciosas que el oro, tanto para este tiempo como para la eternidad. Solo los puros de corazón verán a Dios.” (La Educación)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Normas de publicación:
- El comentario debe de tener relación con la entrada
- Los comentarios anónimos están permitidos, pero serán moderados
- Argumenta tus comentarios de forma clara. Aporta información Relevante.
- No utilices unicamente Mayúsculas ni ortografías abreviadas del tipo texto SMS. Escribe correctamente.
- El Spam será borrado automaticamente.
- No hagas comentarios irrelevantes; serán considerados Spam.
- Evita las ideas generales y el lenguaje vulgar.
- Para dejar tu URL comenta con OpenID o cuenta Google (recomendado).
- Los comentarios pueden tardar un tiempo en ser publicados, tenga paciencia.

NOTA: Los comentarios de los usuarios no reflejan las opiniones del editor. No se aceptarán bajo ningún concepto comentarios difamatorios, o faltas de respeto hacia los usuarios de este blog. Libertad de expresión Si, pero con educación.

Recomendación: (LEER)
El sistema de comentarios usualmente suele fallar por razones ajenas a quienes administran el blog. Por lo tanto, les dejamos algunas recomendaciones:
- Primero, verifique que su comentario no supere los 4000 caracteres.
- Antes de postear, copie y pegue lo que ha escrito en un Bloc de Notas (o en un documento Word) para no perder lo que ha escrito y haga click en VISTA PREVIA, luego publique.